Mastocitoma cutáneo

Mastocitoma cutáneo

El mastocitoma cutáneo es un tumor frecuente en perros y gatos. El promedio de edad de aparición es de 8 años en el perro y de 10 años en el gato.

Si bien no hay predisposición por sexo, sí se ha observado más frecuentemente en algunas razas como el Bóxer, Bulldog inglés, Labrador y Shar pei, entre otros.

En gatos se ha diagnosticado más en machos y de raza Siamés, localizándose sobre todo en la cabeza y cuello.

La forma de los tumores puede ser variable. Pueden estar ubicados en la piel o el subcutáneo, ser bien definidos o no tan circunscriptos, pueden estar pigmentados o no y pueden ulcerarse o no. En ambas especies pueden ser de diferente forma.

El diagnóstico de estos tumores puede realizarse mediante una PAAF (Punción Aspiración con Aguja Fina). Las células de este tumor se caracterizan por ser redondas con muchos gránulos en su citoplasma, aunque a veces se necesitan técnicas de laboratorio especiales para su diagnóstico definitivo. Se suelen clasificar en diferentes grados según su forma celular, que se correlaciona con su malignidad.

El tratamiento del mastocitoma cutáneo suele ser quirúrgico, ya que ha demostrado ser la opción terapéutica más efectiva, aunque existen otras opciones en función de su ubicación y posibilidad de remoción total con márgenes limpios.

Es recomendable realizar una biopsia siempre y verificar en la muestra extraída que los márgenes están libres de células tumorales.

Algunos animales pueden presentar esta patología de forma localizada y otros desarrollar una forma metastásica, es decir, de una manera más agresiva, siendo en estos casos el pronóstico más comprometido.

 

Mastocitoma Células de un mastocitoma