Cuerpo extraño intracraneal

La perra de la foto acudió a la clínica con un cuerpo extraño (un palo) clavado en el ojo desde hacía unas horas.

A pesar de que en un primer momento la evaluación del caso nos preocupó bastante, al explorarlo bajo sedación observamos que el ojo no presentaba lesiones irreversibes y que el palo parecía haber entrado en el cráneo sin producir grandes daños.

La perra fue intervenida de urgencias y fue extraído un palo de más de 9 centímetros de dentro del cráneo.

Afortunadamente, había entrado por la órbita sin perforar el ojo y llegaba hasta la articulación de la mandíbula ¡sin dañar ninguna otra estructura de la cabeza del perro!

Tras la extracción del cuerpo extraño y la reconstrucción de los desgarros en el ojo, realizamos la limpieza del trayecto y mantuvimos con un drenaje que permitiera la salida de todo el material infeccioso que pudiera quedar en la herida.

Tan solo 15 días después fue dado de alta sin ninguna secuela.